3.12.08

Yo no quería crecer...



Este carta que anexo a continuación, me permite ver que yo también deseo ser parte de ese mágico mundo de: Nunca Jamas ...pero mas bien prefiero ser Campanilla por aquello de que soy una hadita traviesa que muchas veces choca con muros enormes,da vueltas y cae en baches...se enfurece con la vida y hasta chilla o protesta dando punta pies al aire y continua volando tan alto como sus pequeñas alas se lo permitan tratando de seguir explorando cuentos de piratas,tesoros,garfios y estrellas de colores mágicos y chispeantes...gracias a mi ser de luz porque ilumina mis días mas oscuros y sabe alimentar mi alma de fantasía...

YO NO QUERÍA CRECER

Por algo te elegí
querido Peter
el mundo de los grandes
está lleno de problemas
que te fruncen el entrecejo
que pintan canas verdes
que dinamitan úlceras nerviosas
que borran la memoria
de la inocencia y los juegos.


Yo no quería crecer
para no llorar
tanto y en vano
al menos por cosas
que no valen la pena
como perder a la mancha
como llegar tarde al destino
saltando rayuelas.
Pero la rutina martillando horas
te absorbe las ganas
de matar piratas
de encontrar tesoros
de escuchar cuentos de niños
que no querían crecer
porque sabían
que a los adultos les duele la cara
a falta de sonrisas auténticas
por no creer en las hadas.


Yo no quería crecer
por eso, nada menos,
(aunque los doctores amenacen con medicinas)
querido Pan seguiré a tu lado
enojando piratas
enterrando tesoros
generando la magia de los cuentos
jugando a no perder ni un poco
la inocencia que guardo en una comisura
porque ahora que los años
pasan como el cocodrilo
y las presiones de los horarios
y las mentiras de los juzgados
ensucian de hipocresía
encontré el antídoto,
nunca es tarde si lo aceptas,
para guardar el secreto
del eterno vuelo:
tengo un ser de luz que me acompaña
(que las sirenas
y otras criaturas no tan favorecidas
se muerdan de rabia).



Felices sueños o " vidas " como ustedes quieran, besitos de colores y gracias a quien escribió este relato tan lindo de no querer crecer...